Andarivel

ANDARIVEL

COMPROMETIDOS CON EL PENSAMIENTO INDEPENDIENTE

ACTUALIDAD

Por Nilson Zepeda Desde MontrealLA VOZ DE LA MUERTE

 

Yo sufrí a un dictador uniformado.

Apareció de repente, en un día de sangre

y se quedó en mi casa

zampándose mi dignidad

y la de todos mis hermanos.

Sí,

yo viví por más de tres lustros

a un dictador uniformado.

Su voz olía a muerte

y se escuchaba por doquier

como un tañido venenoso.

Desde que llegó a mi casa

apagó la luz de la alegría

y mi esperanza agonizante

halló todas las puertas cerradas.

Me cambió el disco que yo siempre cantaba,

entró en mi pieza, en mis zapatos,

en la cocina de ollas en pavor y platos empolvados.

Penetró en mi estómago amargo

hasta ulcerar el vacío.

Hurgó entre mis libros amarillentos,

pero no supo leer:

solo los de cubiertas rojas

fueron con ensañamiento sacrificados.

No contento con arrancar mi limonero

el dictador se apropió de todos los huertos

para calmar su bulimia enloquecida.

Pues, yo padecí a ese agente de Luzbel:

sembró el terror, la miseria, la injusticia,

el crimen, el saqueo, la corrupción;

mandó cerrar todas las bocas

para ignorar los desgarros del pueblo;

ahorcó los intestinos de los pobres

para no escuchar el “Himno del pan”;

acribilló los cerebros`

para abortar las ideas incontenibles.

Metió en su bolsillo maloliente

todos los poderes

y en las hojas de los árboles sobrevivientes

se leía su nombre. Y las hojas morían.

Solo ciertas hordas de truhanes vivían:

aquellos que bajaron la cabeza

para mirar sus asquerosas manos llenas.

Los otros, los otros, los otros, respirábamos;

y los OTROS, aquellos que merecen

la Oda al Honor aún no escrita,

ésos dejaron de respirar… cuando él lo dijo.

Sí, yo conocí a un dictador uniformado

que durmió en mi propia casa.

Tuve que recibirlo, porque forzó mi puerta

con la bota negra que yo mismo pagué.

Aún vive, pero está muerto:

tuvo la ocurrencia de escupir al cielo.

Hace tiempo que no lo veo

pero dicen mis hermanos que sonríe

y que a veces vuelve a mugir en su pocilga.

Pero está bien muerto

porque la podredumbre

ya ha llegado hasta el glaciar inocente.

Montreal, agosto de 1988

../VOLVER

One Response

  1. I have been surfing on-line greater than three hours today, yet I never discovered any fascinating article like yours.

    It is lovely price sufficient for me. Personally, if
    all site owners and bloggers made good content as you did, the
    internet might be much more useful than ever before.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *